Reflexiones al desnudo

Por Lully, cofundadora equinoXio… Bienvenidos todos a este reflejo de mi mundo real femenino

Archivo para abril, 2007

Pasión desbordada al desnudo

  
 
 
 
 
"El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas".

Johann Wolfgang Goethe

 
 
  
 
 
Estábamos degustando un delicioso menú en un restaurante… sus  ojos comenzaron a perderse entre mis  piernas, luego  sentí su mano fuerte abriéndose paso y subiendo  por entre mis muslos, me acariciaba en forma agarradora pues mi minivestido de tablitas negras  era su cómplice y se lo facilitaba, hmmm…  hacía acortar mi  respiración…yo sentía caer gotas lúbricas sobre mis mini tanguitas brasileras. Espacios que compartimos extasiados de  extrema  sensualidad… más tarde,   al abrazarnos de pie advertí su  erección volcánica. Él no quería partir, a mi oído me susurraba apasionado y tierno  que quería hacerme el amor.  ¡NO, no amigos lectores, no puedo seguir narrándoles, su ausencia me marca! Recuerdos perennes que me asaltan y que sólo él puede calmar.

Hoy, el sol de mi cuerpo no pudo ser opacado por la ducha de agua fría que puse a recorrer por cada centímetro de mi piel, una y otra vez. Después de pasar  envuelta en salida de toalla,  estoy sentada en mi computador mirando a través del ventanal de mi balcón y me pierdo entre los múltiples algodoncitos de nubes blancas que se ven hacia el cielo; no es poesía, es sólo una lírica reacción de mi cuerpo, que añora ver de regreso a su dueño para que derrame en mí esa deliciosa y jugosa  lluvia masculina,  y logre contener el frenesí  del  ardiente verano de mi cuerpo curvilíneo, que además, adolece de unos fuertes dolores de cabeza que me han hecho ausentar de mi oficina por horas. Pero esta jaqueca no me preocupa. Estuve leyendo en El Tiempo  donde destacan lo saludable que puede ser un orgasmo como remedio para  la migraña  (7 de cada 100 mujeres la padecen)…  No sé cómo recibiré a mi amor cuando esté conmigo, ¿seré un volcán?, ¿Un ciclón?, ¿Un huracán?  Lo cierto es que  compartiremos sublimes éxtasis,  no soy mujer de masturbaciones y mucho menos de infidelidades. Más bien esperaré mi medicina, ¡UN ORGASMO CON MI AMOR! Y me acojo a lo que  decía ese artículo:   "Que levante la mano el que no quiera cambiar el aaayyyyyy por el aaahhhhh".

Nosotras las mujeres también somos ansiosas en ocasiones  (yo con mi amor).   Esto me hace acordar del realyti  en TV. de Colombia, Desafío 2007, perdón, Desafío 2004, cuando la Ex Reina Paula Andrea Betancourt anhelaba estar al lado de su esposo y dejar de lado la competencia.  Y no yendo muy lejos, la ex Miss Universo Venezolana Alicia Machado cuando en un reality en España, tuvo escandaloso sexo con uno de los participantes.  Pero ¿qué decir de los hombres? Aquí si me quedan dudas; por ejemplo,  cuando ellos están en un batallón, en una concentración de final o Mundial de fútbol, en una misión aislados, en un seminario, ¿cómo superan ese alto deseo sexual?  

 
O, ustedes que opinan,  ¿es difícil aguantar los deseos sexuales o el anhelo de estar con sus amores?
.
PD: Los invito a conocer un joven blogger chileno, enamorado del amor, que estuvo en Al Desnudo en mi balcón. Y dejen sus comentarios, por favor.
53 comentarios

Celos al desnudo

.
.
"La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras".

François de la Rochefoucauld

.
.
.
¡Qué entrañables recuerdos de sus besos, guardo en mis labios!   Aun tengo el sabor a él en el momento de su partida.  Advierto en mí  un altísimo nivel de serotonina, esa sustancia que  tiene que ver con la obsesión de estar con el amado, y a pesar de la confianza que nos profesamos, he estado celosa y todo porque alguien puso mi mente a cuestionar su fidelidad o infidelidad.

Me descubro ante ustedes mis lectores, pero me temo que esta semana para mí ha sido una de las más largas.  Tuve síntomas extraños como la hiperactividad y la falta de sueño, pendiente siempre de su llamada, pero cuando cerraba mis ojos desnuda entre sábanas blancas, mi cama se agitaba y me invadían sugestivos sueños eróticos a su lado  (se los contaré en otro post), creo que se me subieron los niveles de dopamina y norepinefrina, sustancias que no me las proporcionó ningún estimulante,  son producto del enamoramiento por mi amor, no me da pena reconocerlo.

¿Serán altibajos del amor?, lo cierto es que su lejanía me hace estremecer, es un vacío hacia mi interior.  Sé que soy su dueña, él es todo mío, es colosal nuestra complementación  pero me confundo por momentos de sentirme así, ¡CELOSA! y alucino con candor por su elocuencia, su presencia… tan lejos, pero a la vez tan cerca para hablarme quedamente a mi oído y erotizarme con su embelesada voz varonil.  Hmmm suspiro por ese hombre que me despierta todas las pasiones inimaginables.

 Estoy perdiendo, como diría yo,  mi virginidad en tener un hombre que me domine, pero acepto que, con mi amor, me siento realizada, con él obtengo un cóctel de sensaciones emocionales  inexplicables, además de lo amoroso,  me ahoga en los placeres del tacto, me sumerge en las ondas de delectación y me hace su esclava sexual ardorosa. Pienso que esta susceptibilidad por su ausencia son sólo desencadenamientos de reacciones químicas, que hacen parte del mapa del amor.

Esto me pone a mirar alrededor del mundo y me elevo en pensamientos dubitativos  de personas que realmente  han padecido infidelidades de sus amores y terminan con situaciones complicadas, por mencionar
algunas:

Jenna Jameson, la gran estrella de la industria pornográfica, quien se convirtió en reina del porno, por experimentar la infidelidad de su novio Jack.

La actriz colombiana Patricia Ercole, cuando Aura Cristina Geithner le quiitó a su novio Miguel Varoni.

Giselle Bundchen la top model brasileña que dejó a Leonardo Di Caprio,  cansada de sus infidelidades.

Dayanara Torres, la ex Mis Universo, con las infidelidades de su esposo de entonces,  Marc Anthony con Jennifer López.

Woody Allen quien se enamoró de Sun-Yi la hija adoptiva de su esposa Mia Farrow.

Herlinda Gómez, la puertoriqueña ex esposa de Carlos Vives cuando estaba con amoríos con la actual novia, la reina Claudia Helena Vásquez.

El sufrimiento de Jennifer Aniston, cuando su esposo Brad Pitt  la dejó al enamorarse de Angelina Jolie.

Camilo Montoya cuando Laura Acuña lo dejó por su actual enamorado, Jose Gaviria.

Carolina Gómez cuando dejó su marido por Jaime Sánchez Cristo (hermano de Julio Sánchez Cristo de la W radio) y luego se separó… bueno, esta actriz y ex reina ya ha tenido varios después.

La decepción del coronel Royne Chávez por la lejanía de la cantante Marbelle, ¿qué pensará ahora cuando se desnudó en Soho?

Me quedaría enumerando… Bueno, estoy exagerando y yendo muy lejos, más bien, dejo atrás las inseguridades, reflexiono  en lo lindo que es él cuando me dice  "me he entregado a ti por completo, tú me adsorbes"… vuelvo a neutralizarme y encontrar mi armonía interior, ese equilibrio emocional que me da la confianza en mí misma, en lo que soy, en lo que represento para él.  Más bien, anhelaré nuestro próximo encuentro para retornarle los sabores  de los besos que aún están húmedos  en mi boca.

 
Cuéntenme, por favor, ustedes, mis lectores, ¿Son celosos o han estado alguna vez celosos?
55 comentarios

Sexo en el ascensor al desnudo

 
 
 
 
 
"Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena."

 

Paulo Coelho

 
 
 
 
Entramos al ascensor, y vaya sorpresa, mmm… aún suspiro por ese beso ardiente… de repente deslizó  su mano enérgica entre mis jeans, palpó mi clítoris como nunca nadie lo había hecho y mojó sus dedos en la cálida inundación que emanaba mi  manantial, producto de intensas convulsiones que removían todas mis terminaciones nerviosas… luego posó sus dedos ya húmedos entre nuestras bocas,  para perdernos en unos besos apasionados.
 
Llegamos al piso 12. Debíamos regresar, estaba asustada… esto me hacía naufragar al borde del éxtasis, pensaba en la sublimidad del amor dentro del ascensor…  ¡sobresaltada! era prematuro estar ensartada en las delicias del hedonismo puro… yo estaba  jadeante y mis piernas temblaban, pero mis deseos se desbordaban  de placer; él oprimió el botón que nos llevaría al piso 1 y se apoderó en forma atrevida de una de mis gemelas… trató de sacarla del corpiño con su manota y detuvo su boca agarradora pero sin envolver mi pezón con sus labios, quería degustarla, y por momentos la apretó entre sus fuertes manos, mientras sentía su cálida boca por el lado posterior de uno de mis paraísos.
 
En medio de mis movimientos me fui inclinando y él aprovechó para abrir el tan prometido regalito, Ohhh!! ¡Era un pene enorme!, era la primera vez que se lo veía, era su prominencia que estaba ardiente y jugosa,  yo absorbí ese néctar preliminar a la explosión varonil que no se dio, pero llegábamos a nuestro destino, el primer piso, por fortuna  nadie subió,  y él sin pensarlo dos veces de nuevo pulsó  el 12. Mi amor me facilitó e incitó a saborearlo y  alcancé a abrazar la cabeza de su sexo y recorrerle con mis labios parte su erección, fueron segundos inolvidables. De pronto el ascensor se detuvo en el piso octavo, creo, y por poco nos descubren unos adolescentes, nos besamos varias veces, nuestros labios buscaban insaciables nuestras bocas, sentí su lengua profunda dentro de mí como si quisiera introducirme su espléndida arma y fue ahí donde sentí un orgasmo grandioso, fue un símil de lo que no pudimos hacer. Al salir de allí, nuestros cuerpos estaban cubiertos por un manto de felicidad, mi lenguaje erótico entrecortado en mi garganta, creía estar aún volando por los aires, mis piernas se contoneaban pero sus brazos eran mi apoyo.

La fantasía erótica de tener sexo dentro del ascensor, no se podía realizar, no era el momento, no era el día, no era la hora, y la verdad, aún no quería que sucediera, fue mejor así.   Mmm… todavía mientras escribo los hechos, las maripositas suben y bajan por el interior de mis tetas y hasta mi ombligo; mis pezones se exaltan dibujándose en mi camiseta… unas gotitas lúbricas resbalan para humedecer mis cacheteros de encaje.  ¡Ohm…también sé que él sigue inquieto… Mmm  otra vez será!

La foto fue bajada de aquí

Mi curiosidad hace que les pregunte a ustedes mis lectores, ¿Han tenido sensaciones amorosas, eróticas o sensuales  en un ascensor?… ¿Harian el amor en un ascensor?

Tags:

82 comentarios

Mi cuerpo al desnudo

 
 
 
 
 
 
 
  
"La belleza es un acuerdo entre el contenido y la forma"
 
Henrik Ibsen
 
 
 
 
 
 
 
 
Desde muy niña veía la insistencia de mis padres por el cuidado de nuestros cuerpos. Cuando supe que existía la sexualidad, y a medida que mis pezones se insinuaban y que mis curvas se iban definiendo, fui considerando cada vez más, el mío, como un sitio tan exclusivo que sólo haría partícipe de él, al hombre que me hiciera su esposa… me conservé intacta hasta que conocí a mis 19 años un caballero encantador de 51; nos enamoramos y pronto manifestó su intención de casarse conmigo. Mi preciado tesoro se lo entregué entre sábanas y rosas de la suite del Hotel Intercontinental Medellín, finalmente el matri no se ejecutó (es una historia que les debo)… ahora  que Dios me ha premiado al poner en mi camino al ser más maravilloso, puedo decir orgullosa que me cuido por salud, pero sobre todo, para brindarle a él todos los encantos que hombre alguno haya soñado.
 

Hoy, al recordar el inicio de mi vida sexual, me sorprende ver cómo a muchas mujeres no les importa su cuerpo y se entregan a cualquiera, exponiéndose no sólo a las enfermedades de transmisión sexual, sino también al desgaste del mismo cuerpo, entregándose a la promiscuidad, las drogas, el alcohol, los trasnochos, etc. Y para no pagar las consecuencias y tratar de recuperar la lozanía perdida, terminan por caer en la anorexia y en la bulimia, o acudiendo a las cirugías, llenando quizás con eso el gran vacío existencial de sus vidas. Un caso palpable es el sucedido con Anna Nicole Smith,  la exconejita de playboy. Una mujer que despertó deseo y admiración en muchos caballeros, murió con su cuerpo hecho un desastre, lleno de cicatrices producto de muchas cirugías y múltiples tatuajes extravagantes, (cerezas, labios, palabras, imágenes de santos… el torso desnudo de una mujer, y hasta el rostro de Marilyn Monroe). Un coctel de drogas para adelgazar, para evitar infecciones y para conciliar el sueño, le causó la muerte. No es la única. Muchas famosas hoy viven el drama de su destrucción.

 
Britney Spears, la que hasta hace poco era la princesita del Pop, padece bulimia. Ahora le dio por raparse su lindo cabello, y lucha por salir de las drogas.
 
Allegra Beck, hija de Donatela Versace, reconoció que sufre de anorexia y está en tratamiento.
 
La actriz Nicole Richie, padece una exagerada delgadez pero argumenta que no es anorexia ni bulimia, sino producto de una droga, el adderal.
 
Conozco a una niña de 15 años que es un solo huesito pero su estado se le debe a la influencia de su madre de 48 años que desea verla convertida en una famosa modelo. 
 
Es curioso que en el empeño exagerado por perfeccionar el cuerpo, al final sólo se consiga convertirlo en una deformidad como el de Michael Jackson, Anna Nicole Smith y tantos otros. Una amiga quiso mostrarme las tetas que se había mandado agrandar hacía algún tiempo y que luce orgullosa con atrevidos escotes. Al quitarse el brassier lo que vi fue dos prominencias “raras” con unos pezones que parecían artificiales. Les aseguro, mis queridos lectores que a la vista no eran nada agradables. Y así otras famosas han visto deformados sus encantos como Lady Noriega, con sus labios que por querer tenerlos sensuales, acabaron deformes. También vemos las múltiples cirugías a las que se ha sometido Marbelle para moldear su cuerpo y las prominentes tetas de Carla Giraldo, cuyo bello cuerpo se ve estéticamente extraño con las siliconas que se mandó colocar.
 
Les pregunto, mis amables lectores, ¿debe la vanidad llegar a estos extremos? Ustedes, caballeros galantes, ¿desean más una mujer exuberante, aunque artificial, que una natural?
 
La foto fue bajada de aquí
 
PD. Los invito a visitar la entrevista que le hice Al Desnudo en mi Balcón a una destacada periodista colombiana.
 
43 comentarios