Reflexiones al desnudo

Por Lully, cofundadora equinoXio… Bienvenidos todos a este reflejo de mi mundo real femenino

Archivo para marzo, 2008

¡Impuntualidad!

Reloj - Catedral de Astorga






"No es el tiempo el que nos falta. Somos nosotros quienes le faltamos a él".

(Paul Claudel)






.

.

Uno de los propósitos que me hice con firmeza al comenzar este año era de llegar a tiempo a mis compromisos. Hoy, a tres meses de mi decisión, declaro que no he cumplido con este objetivo y apenas he llegado puntual  en 2 ó 3 ocasiones.   

Creo que la consideración de quienes me rodean me ha llevado a despreocuparme y no ser cumplida. Si hago el balance del año pasado, fue negativo en este aspecto. Como Mi Amor vive lejos, muchas veces trasnochamos hablando por teléfono, chateando, compartiendo nuestras cosas, pero se desordenó mi rutina hasta el punto que casi siempre llegaba al otro día tarde a mi trabajo. El colmo fue cuando estuve enferma. Llegué a la cirugía 40 minutos tarde.

Siempre me he cuidado de cumplir con mi trabajo, empezando por el horario de llegada, pero parece que volví a mis tardanzas de pequeña cuando el incumplimiento era reiterado y no fueron pocas las veces que estuve a punto de que me dejara el transporte del colegio (el conductor me esperaba con frecuencia). 

Pero no quiero seguir así. El fin de semana llegué media hora tarde a un compromiso con mi familia. Pese a mi sonrisa y el beso cariñoso en la mejilla, los encontré molestos, sobre todo a mi hermana mayor, que me dijo: "Recuerda que llegar tarde es jugar con el tiempo de los demás". Mi desconcierto me llevó a preguntarle a mi hermano si estaba enojadito. "No Lully, no estoy enojado, estoy ENOJADÍSIMO", me dijo en tono serio aunque al final se sonrió conmigo después de soltar una sonora risotada. Me sentí culpable con mi proceder y luego de autoevaluarme y reflexionar, he decidido desterrar este defecto. Así que los pongo a ustedes de testigos, mis amigos lectores a ver si así cumplo: ¡PROMETO PUNTUALIDAD EN TODOS MIS COMPROMISOS A PARTIR DE LA FECHA! 

En muchos lugares llegar a tiempo es una obligación ineludible. En Europa, con Suiza a la cabeza, nos dan ejemplo, mientras que en América latina nos olvidamos con frecuencia de este valor.  Les pregunto a ustedes amables lectores,  ¿Son impuntuales?

PD1: Les renuevo mi invitación a visitar en equinoXio mi sitio de entrevistas "Al desnudo en mi balcón". Mi nueva invitada es una valiosa periodista cubana que se encuentra en el exilio. Espero sus voces de apoyo a esta blogger, ejemplo para todos de la libertad de pensamiento.

PD2. Mi compañera de equinoXio, Carolina Botero, especialista en derechos de autor, denuncia la intención del gobierno colombiano por reafirmar la tesis tradicional, excluyendo las nuevas opciones que nos brinda la era digital, como el software libre, el acceso abierto, el conocimiento compartido, la bajada legal de música, las licencias abiertas como Creative Commons. Los invito a adherirse a la carta abierta que dirige a los responsables de este proyecto restrictivo, firmándola.  Debemos defender nuestro derecho a un mundo más libre en Internet.

Tags:

*Foto:Reloj Catedral de Astorga de Jorge del Prado / Flickr – Licencia CC-NC-CL
111 comentarios

Felicidad sin remordimientos

.
."He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz".

Jorge Luis Borges

Miro en retrospectiva mi vida en  esta semana de reflexión y, todo me indica que he vivido con intensidad y como he querido cada etapa. Sin reprimirme y dentro de unos estándares sanos que vienen desde mi hogar y que he ido cultivando poco a poco, he tratado de mantener el equilibro de moralidad del que habla mi amigo Tour, quien nos deja la inquietud al reflexionar sobre el nivel del bien y del mal que cada uno de nosotros manejamos a través de la conciencia  y el vaivén de lo negativo y lo positivo para sostener nuestra propia balanza.

Fernando González en su libro El remordimiento, lamenta no haber visto realizados sus deseos: "Desde el instante en que deseo a la mujer y que la espiritualidad me aleja de ella, hay remordimiento". El se debatió entre la tentación y el tormento, el remordimiento como concepto clave en el pensamiento y en la búsqueda espiritual y mística con el análisis de las diferentes moralidades. A diferencia de él, no me arrepiento  de lo que he dejado de hacer y,  al desnudarme, tampoco de lo que he hecho. Mucho de lo que he deseado lo he realizado. Tengo otros deseos que espero también cumplirlos, porque al final de mis días no quiero llorar lo que pudo haber sido y no fue.

Las religiones nos imponen estándares de moralidad, como la católica que, pese a ser mi religión, hay algunas que no comparto, y esto no me resta energías, porque  quien mejor que uno mismo  y nuestra propia conciencia para autoevaluarse y actuar de acuerdo con ella.

Los siete pecados capitales son un buen ejemplo para desnudarme hoy con ustedes:

Lujuria. No niego que he tenido mis excesos sexuales pero los he realizado con el hombre que amo. Lo he sentido a plenitud, he vivido su cuerpo, he recorrido sus rincones, me he extasiado de pasión a su lado hasta quedar exhausta pero feliz.

Codicia: No tengo afán excesivo de riquezas, vivo con comodidad.

Ira: Dejé de sufrir furia y de agotarme en lo innecesario y lo logré trabajando mi armonía interior.

Envidia: Me solazo con los logros ajenos y también  saboreo  los propios.

Orgullo: Me siento bien conmigo misma. Mi carácter equilibra ternura y pasión, aun que reconozco que a veces una de las dos se desborda. Pero también soy firme cuando la ocasión lo exige.

Pereza: Algo para corregir a mi regreso de estas cortas vacaciones. Madrugar no es mi fuerte y el tiempo a veces no me alcanza. Sólo quisiera tener siempre a mi amor como despertador y no ese sonidito que se intensifica entre más pasan los segundos.

Gula: A veces mis papilas gustativas se alborotan y debo controlarme, especialmente cuando me ponen una caja de chocolates a mi disposición, como sucedió el día de la mujer, cuando mi paladar no resistió degustarlos uno a uno hasta deslizarlos con extrema suavidad hacia mi interior, pero pude contrarrestarlo con el gimnasio y cantidades de agua que obraron como un oasis en mi organismo.

Mientras me soslayo de la armonía que invade mi espíritu, quisiera saber de ustedes, amables lectores,   ¿Son ustedes felices, sin remordimientos? ¿Se arrepienten de algo? 

P.D.: Para unirme de alguna forma  a la campaña del 12 de marzo pasado,  el primer día por la libertad de expresión en Internet  y, al hecho de que en este mismo mes  hace cinco años, veintisiete periodistas fueron encarcelados y condenados en Cuba a largas penas de prisión en lo que se llamó la “Primavera negra” , una feroz arremetida contra el periodismo independiente.  Decidí invitar a la sección de Bloggers de equinoXio, a una valiente periodista Cubana, Tania Quintero, quien nos habla desde Suiza y quien merece toda mi admiración y respeto. Bienvenidos allí sus comentarios
(Foto: Escondido sunset de Kimberly / Licencia  CC-BY)

Tags:

107 comentarios

Mis padres, luz de mi vida


"La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia"

(Benjamin Franklin)
 

El pasado fin de semana estuve visitando a mis padres. Hay momentos en los que siento mamitis y papitis que se traduce en estar con ellos en la casa que me vio crecer, degustar la gastronomía de mi mamá,  gozarme detalles que parecen simples como el aguacate que mi papá compra pensando en mí, el aroma indescriptible del hogar y de sentirlos muy próximos pero, sobre todo, los afectos de mi entorno familiar.

Compartimos al máximo, nos acostamos tarde charlando sobre nuestras recientes vivencias para luego, a la mañana siguiente, con desayuno tarde, retomar, las conversaciones, algunas con sentido del humor que van y vienen, el intercambio de puntos de vista, la algarabía hogareña pero a la vez,  la calma de sentirnos acompañados. Es gratificante encontrar sosiego no solo con mis padres, sino también con mis hermanos a quienes llevo en el alma y por quienes siento un amor incondicional.  

El domingo, después del almuerzo, mis padres nos reunieron para manifestarnos la decisión de dejar oficializado mediante documentos, la herencia para cada uno de sus siete hijos. Mientras ellos nos planteaban su decisión, mi expresión seria me delataba; no es fácil pensar que ellos un día faltarán, cavilaba con nostalgia, en esos instantes vislumbraba nuestras vidas sin su presencia. Conmovedor momento que me lleva a pensar que prefiero tenerlos vivos, nada comparado con esos  beneficios materiales.   

Hoy quisiera adivinar sus sentimientos sobre qué piensan ellos de tener que abandonar esta vida. Es duro aceptar la realidad de que todos tendremos algún día que irnos y dejar que nuevas generaciones habiten nuestros espacios. Por ello, cuando nos reunamos en la notaría para recibir la tal herencia, mi rostro no estará iluminado por una sonrisa.

Bueno, me quedo con el sabor de ese compartir en armonía y suspiro… este fin de semana comprendí aún más cuanto los quiero y,  a pesar de que me vine, como de costumbre, cargada de regalos, zapatos, chocolates,  y otros obsequios, lo mejor es tenerlos vivos y sentir su acompañamiento cercano en el día a día, así estemos dispersos. Ellos me colman de ese espíritu revitalizado que se transforma en felicidad. Espero tenerlos vivos por muchísimos años más y desde este sencillo espacio, les quiero decir a ellos hoy, que ¡LOS AMO! 

La familia es lo más importante que puede uno tener, ¿No les parece, amigos lectores?    

Por estos días tenemos nuevos visitantes en la casa de equinoXio, un galán Ecuatoriano y una preciosa Argentina nos comparten sus vidas al desnudo en mi balcón.  Bienvenidos sus comentarios.

*(Foto: "Hijo del sol" de L*U*Z*A* / Flickr, licencia CC-BY),

Tags:

 

113 comentarios

El punto G femenino

"La satisfacción es la única señal de la sinceridad del placer".

André Gide

 

Él estaba en el compu cuando entré a comentarle algo luciendo una  minifalda de jeans. Sorprendido pues le encanta verme con esta prenda, se aproximó en la silla,  me acarició deseoso mis piernas desnudas con su rostro… me las cubrió de besos…  elevó mi libido, un calorcito ardoroso se apoderó de todo mi cuerpo y sentí que mis piernas flaqueaban, mis palpitaciones aumentarán y mi tesoro se humedecía con rapidez mientras su lengua lo exploraba con frenesí en su interior hasta culminar en un éxtasis total que me hizo sentir una diosa en el paraíso terrenal. 

Mucho se ha hablado y controvertido sobre el misterioso punto G en nosotras las mujeres. Tal parece que existen muchas que no lo han descubierto. Ahora, unos investigadores Italianos han concluido que, este disparador de la satisfacción sexual femenina, puede ser localizado a través de un ultrasonido, que permitió la realización de pruebas para medir el tamaño y la forma del tejido que está más allá de la pared frontal de la vagina. No  obstante, no lograron dar con el lugar exacto porque se habla que dentro de ella hay partes más gruesas que son las que estimulan. Contrario a esto, argumenta  Tim Spector, del Hospital Santo Tomás de Londres,  que igual ese espacio grueso es una parte del clítoris. De otro lado Meloy lanza el descubrimiento del Orgamastrón como otra alternativa para generar orgasmos. 

Si bien el clítoris contiene miles de terminaciones nerviosas que lo convierten en la zona erógena por excelencia, la sensibilidad en el cuerpo humano es variable en cada ser; por tanto, depende de la propia pareja explorar y descubrir sus sensibilidades. Para unos, el mapa erótico  puede ser el cuello, para otros, la espalda, la zona detrás de las orejas, el cabello, el cuello, las tetas, las piernas… en fin, muchas posibilidades y sorpresas insospechadas se nos brindan. Pero esto no implica hacerlo tan solo 5 ó 10 minutos antes del acto sexual. La exploración debe ser cotidiana, en muchos momentos, con ternura, cariño, erotismo, miradas, frases, con sutileza, con suavidad y hasta con energía. Es cuestión de permanecer en la vida diaria en un estado de seducción que salte del inconsciente y se irradie entre ambos cuando llegue el momento de intimidad. Esto les dará el mejor de los orgasmos a sus parejas, se los aseguro con toda confianza.  

Si bien el punto G puede ser muy importante, la influencia que tienen los lazos emocionales y el intenso sentimiento de identificación que existe entre los amores conllevan a aumentar el deleite en la posesión, como lo mencioné en Mi éxtasis sexual al desnudo. Aquí está el secreto. El motor erótico es el cerebro, que se encarga de dirigir y controlar todas las demás partes del cuerpo, permitiendo que la relación sexual trascienda de lo físico para unir las mentes de la pareja. Y ustedes amables lectores, ¡Le dan buen uso a este inigualable motor erótico y han descubierto el punto G en sus parejas?

*Nude ladies on sofas at 111 (Foto de Steve Rhodes, CC Reconocimiento – sin obras derivadas 2.0 Genérica)

Tags:  

102 comentarios