Reflexiones al desnudo

Por Lully, cofundadora equinoXio… Bienvenidos todos a este reflejo de mi mundo real femenino

Archivo para enero, 2009

Luna de Miel en vacaciones (Parte 2)

“Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas”.
(Oscar Wilde)   
 
La primera noche a su lado en la última temporada, después de horas de extrema pasión que terminaron por fatigar mi organismo,  desperté en la madrugada  y  mi cuerpo se encontraba rodeando a mi novio que yacía dormidito y tierno a mi lado, tan unido a mí,  que su espacio en la cama estaba vacío.  Mi estómago lo sentía desocupado, le di un besito acariciador, el entreabrió los ojos, me pasó una de sus manos por mi cola pero yo le susurre: "amor, tengo hambre". Soñoliento, sin abrir los ojos, musitó algo que no le entendí. Me separé con precaución,  desnuda me levanté, fui a la nevera y traje una chocolatina con maní, luego puse un trozo en mi boca y con un beso se la pasé con delicadeza hasta percibir su lengua.  Él no terminaba de despertarse pero comenzó acariciarme, quería seguir apretado a mí y su mano era inquieta paseándose sobre mi piel, a lo que yo susurrándole, le pedí que nos volviéramos a dormir.  Eran las cinco de la mañana, apenas habíamos reposado unas pocas horas y logramos conciliar de nuevo el sueño.  
 
Algo después de las ocho de la mañana, mi estómago quería mandar sobre mí.  La apetencia por un buen desayuno no daba espera. Le di un beso y mientras él entreabría los ojos, con la somnolencia a flor de piel, le dije que ya era tarde y que quería desayunar. “Escucha, los pajaritos ya están cantando. Llegó la hora de levantarnos”. Con picardía me dijo que el único pajarito que había era el suyo pero que si yo tenía hambre, le tocaba resignarse. Nos bañamos un tanto apresurados, con la mezcla recíproca de  miradas y anuencias bajamos a desayunar al restaurante.  Entre sonrisas me reprochó el despertar forzado de la madrugada. "Mi niña hermosa, en el amanecer pensé que me buscabas para que te consintiera el  “balconcito””.  Me besó con comprensión, aunque noté por su mirada que la próxima vez no le iba a bastar con una chocolatina.  Sonreímos y supe lo afortunada que era y que contrario a lo que dice Oscar Wilde en mi frase de comienzo,  soy además de amada, comprendida… las mañanitas que precedieron tuvieron otro matiz…
Amables lectores, les hago una pregunta por pura curiosidad,  ¿El hambre al amanecer los ha despertado alguna vez? ¿Ha sido el hambre causante de una   mata-pasión?
97 comentarios

Luna de Miel en Vacaciones (Parte 1)

“El espectáculo de lo bello, en cualquier forma en que se presente, levanta la mente a nobles aspiraciones”.
(Gustavo Adolfo Bécquer)
 
Las luces indirectas generaban un ambiente sensual y romántico que, acompasado con sus miradas, la lencería que llevaba puesta, sumado a la alegría de estar reunidos, nos  inducían a una noche de pasión desenfrenada.  Percibí sus besos en mis glúteos y mis suspiros no se hicieron esperar.  Quiso darme un beso negro pero las nuevas sensaciones que estaba descubriendo,  me hicieron balancear con suavidad instándolo a explorarme desde allí poco a poco hacia arriba.  Comencé a arder, al tiempo que le murmuraba, "me excita que me beses esa zona, así amor, así, bésame así, la espalda… sube vida, sube más". Esas sensaciones eran toda una novedad, uno de mis puntos  "G" que, desconocía en mí hasta ese momento y que, con  él, mi novio, había descubierto.
 
Estaba en la cumbre de la excitación.  Las caricias y besos con sus labios, su rostro, sus manos subiendo por entre mis prendas íntimas y, el advertir su arma varonil rozando amenazante por las montañas de mis pompis, tenía mi sexualidad a fuego puro que,  inevitable dejaba escapar gotitas lúbricas… llegué a la plenitud cuando él se apoderó de mí y, como muchas otras veces, se convirtió en mi dueño adentrándose en las profundidades de mi sexo húmedo, donde pude advertir con placidez el clímax de sentirme penetrada de nuevo por esos 20 centímetros mezclado con los afectos del amor de mis sueños… esa noche nos amamos una y otra vez, hasta quedar exhaustos pero felices.
 
Entre abrí mis ojos para ver el reloj que marcaba las 2 de la mañana y me sorprendí porque nos habíamos degustado el uno al otro sin tiempo… comprendimos que era tarde, sus manifestaciones de ternura se intensificaron con besitos en los labios, los ojos, el rostro, mis cabellos…  El sueño me vencía, cerré mis ojos, yo estaba encantada con el calorcito de su piel en mi piel y con el roce de las sábanas sobre nuestras piernas entrelazadas,  al final nos quedamos dormidos olvidándonos de nuestras prendas impregnadas, que yacían descuidadas sobre el tapete de nuestra habitación.
 
La foto fue bajada de aquí.
Off Topic:
He decidido actualizar el  blogroll de mi página al desnudo:
1.  Por ello, los invito amables  lectores y amigos para que  revisen please,  si están  en la lista de enlaces.
2.  De otro lado, si me tienes entre tus links,  me informas para ponerte entre los míos.
98 comentarios

Cómo iniciar este año

 

“Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez”.

(Gabriel García Márquez)

He vuelto a mi apartamento después de unos días de descanso con el mar, la playa y el sol, complaciendo mis sentidos. El aire primaveral refuerza mi piel bronceada, me abrigo, miro a mi alrededor, hay mucha prenda por organizar… debo comenzar, los días son cortos y pronto deberé viajar de nuevo. Esta vez no será a un  clima cálido, tampoco en familia, me mueven otros intereses, creo que hasta de mi madre y hermanos también, es recomendable descansar, pues la ausencia de mi padre marca un vacío que se respira en el ambiente. 

Trato de pensar en este nuevo año y reconozco que no he considerado mis propósitos y metas.  Están en el aire, debo consolidarlos, pero no, aún disfruto de mis vacaciones y no quiero inquietarme desde ya. Tampoco anticiparme a entronizarme en las graves noticias que nos llegan desde la Franja de Gaza, ni mucho menos en las arbitrariedades por los precios de la gasolina y del salario mínimo que ha fijado el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.  Habrá tiempo a mi regreso, por ahora disfruto de mi libertad.

Mientras la sensibilidad aflora en los labios de mi boca sedienta, aún más que en los labios de esa zona sur que comienza a desinhibirse al sentirlo a él tan próximo, casi que me susurra al oído… me siento traviesa pero a la vez romántica y ávida de juegos picantes que se crucen con la sensualidad de sentirme amada.  Suspiro, este 2009 ha iniciado de lo mejor… exhalo con sutileza por mis poros mientras me desabrigo… vibro, renazco.

¿Amables lectores,  cómo inician ustedes este año 2009?
105 comentarios